lunes, 2 de octubre de 2006

B.S.O. del mundo freak

Tenía en mente escribir este artículo hace tiempo, pero lo iba dejando. Ya parecerá hasta desfasado...

Si hay algo que tiene éxito en Internet, tiene muchas posibilidades de ser algo tremendamente freak. Hay que reconocerlo: Estamos demasiado acostumbrados a la rutina. Cada vez es más difícil encontrar algo que nos sorprenda y atrape nuestra atención más de un minuto... pero no imposible.

Internet, en el plano musical, se mueve al mismo son. Pese a los inquisidores de siempre, que lapidan el futuro de la música por culpa del demonio tecnológico -por supuesto, el futuro de los que más dinero ganan-, está claro que es un trampolín para que autores desconocidos den el campanazo y consigan su parcela de éxito. Así, el mercado se diversifica sorprendiendo al personal con temas originales, lejos de baladas entre triunfitos, perroflautas con bongos y look grunge del que no necesita nada para ser feliz -mientras se venden en anuncios o participan en películas- o los sempiternos grandes éxitos de los de antes o del año pasado.

Creo que es algo a favor de la cultura y en contra de las sociedades generales de famosos, que ven cómo tienen que repartir la tarta en más porciones... y mira que inventaron impuestos, discográficas intermediarias y zancadillas legales, pero nada: La gente sigue empeñada en acceder a la cultura a precio de fábrica.

Como contraejemplos a lo que nos quieren hacer creer los dueños de la música, hemos visto casos de éxito por difusión en Internet. Sin ir más lejos, las canciones de este verano -no he dicho que calidad y éxito vayan acompañados, ¡ojo!-. ¿Qué hubiera sido del Opá, de El Koala, si no lo hubiéramos visto el vídeo en decenas de páginas web?. ¿Y del Amo a Laura...? Por supuesto, ambos dos, desde el verano, han sido fuente de sonitonos, politonos, recopilatorios y refritos, y bien que les ha salido el golpe... hasta los ladrones de guante blanco de los asociados han sacado tajada.

Volviendo al tema original -que me lío- quería subrayar la veracidad de la fórmula Internet + mundo freak = ÉXITO. Esta vez, centrándome en la música. Y los que me conocen saben que no es mi mayor afición... es más, no soy nada aficionado a la música y un negado completo para el baile. Como he leído en algún que otro lado, el baile es la frustración vertical de un deseo horizontal... Y aunque exagerado, coincido en no tener ese gen que hace disfrutar de un baile porque sí, o de una canción. Tiene que haber de todo en este mundo, ¿no?.

Pero sí disfruto con las ideas originales, por eso también me etiquetan de freak -tiene que haber de todo en... ya lo dije-. Y por eso me llamaron poderosamente la atención estos videoclips:

Empezamos por un grupo llamado Ok Go... simplemente maravillosos. Son capaces de realizar coreografías larguísimas, y después de todo la música no me parece nada mala. Su gran éxito en Internet se lo debe a este videoclip:

A Million Ways

De este vídeo han salido muchísimos imitadores, tantos que al final el grupo decidió organizar un concurso de coreografías. Por supuesto, el éxito estuvo asegurado.

Más recientemente, como segunda apuesta, han publicado en la red -sí, ELLOS lo publican- un segundo videoclip, con más de lo mismo, que es lo que gusta:

Here It Goes Again

Originales, buena música, mucho humor... Ponlo en Internet y serás famoso. No es cuestión de suerte: es saber hacer. El mismo que, aunque parezca hecho en descuido, le pone el grupo I'm from Barcelona, y que sirvió como reclamo publicitario para el festival Primavera Sound 2006. Todo gracias a esta canción:

We're From Barcelona

¿No entiendes esta magia?. ¿No se te ha quedado grabado el nana na nanáaa en la cabeza?. ¿No te ha impactado el videoclip?. Intenta recordar algo que se le parezca... seguro que te cuesta. Y es que la cuestión no es ser ni bueno, ni malo: Sólo original y diferente. Y mientras siga habiendo cosas así, habrá esperanza...

Llámame freak... tú, a lo tuyo.

EDITO: Al parecer se está montando un revuelo en Internet debido a una invasión de un grupo de chavales al Congreso de los Diputados para robar la silla del escaño de Zapatero. El grupo que se atribuye el hecho es 4Gatos y, bajo el lema "en pie contra la pobreza", le ha dejado sin sitio para reposar el culete al mismísimo Presidente del Gobierno. Pero la última hora aclara que todo es una farsa, obra de la agencia de publicidad que creó el fenónemo Amo a Laura (!), patrocinado por las Naciones Unidas (!!).

Respecto al artículo que he escrito, donde defiendo la originalidad como clave del éxito, habrá que poner una coletilla: Pero sin pasarse, macho...

1 comentario:

supercoco dijo...

Una cosa que añadir a tu artículo.
Sin que me tildes de friki, el gran éxito de los Ok Go no se debe solamente a su coreografía (cojonuda, si habéis visto los vídeos) ni a su originalidad (es la leche la manera de jugar con las máquinas de correr), sino a que los vídeos están hechos de una sola toma, sin cortes para seleccionar las mejores acciones. Los 3 minutos de canción están rodados del tirón.
1. A ver qué artista de ahora te puede hacer eso.
2. Imagina la cantidad de ensayos que habrán tenido que hacer.

Sí señor, que les den por saco a los triunfitos, y, como dice Pérez-Reverte, a la puta que los parió.