lunes, 10 de octubre de 2005

Exin Castillos

Como algunos sabréis, hace dos semanas me encontraba de Road Trip con unos amigos en Alemania y Austria. El motivo principal fue asistir a la Oktoberfest de Munich, y en ella pasamos tres días. Esa fiesta sólo puedo definirla como enorme, pero mejor sigue el enlace y sabrás algo más de cómo se vive la mayor fiesta de la cerveza del mundo.

Este post quiero dedicárselo, sin embargo, a un paisaje que se me ha quedado grabado en la retina. Me refiero a Neuschwanstein y a sus castillos, que es un regalo para la vista.

Maximiliano y Luis II, su hijo, crearon en un paisaje rodeado por los Alpes, lagos y prados sendos castillos, a cada cual más hermoso. El padre creó el castillo de Hohenschwangau, entre 1.832 y 1.836, sobre los restos de un antiguo castillo. Por fuera no parece gran cosa, incluso lo encontré bastante descuidado, pero por dentro es digno de ser visto. Tiene salas con gran cantidad de objetos y pinturas de gran valor. Fue habitado por el padre y el hijo, y se aprecia por la cantidad de recuerdos que allí se pueden encontrar.

Castillo de Hohenschwangau

Su hijo, Luis II, se crió en castillos. Y éstos fueron su pasión, además de las óperas de su compositor favorito: Wagner. En esa desmedida pasión quiso construir el más hermoso de los castillos imaginables... e ideó el castillo de Neuschwanstein (1.869 - 1.886):

Castillo de Neuschwanstein

Este castillo iba a ser la residencia fija de Luis II. Pero antes de que estuviera completamente terminado, Luis II se ahogó en un lago en extrañas circunstancias, por lo que no llegó nunca a disfrutarlo. Se le conoció como el rey loco, y en este castillo se adivina que quiso construirse un mundo de fantasía, huyendo de la fea realidad.

Años más tarde, otro personaje quiso también crear otro mundo de fantasía. Me refiero a Walt Disney. Puede ser por esta similitud de pensamiento, que Disney tomó como referencia el castillo de Neuschwanstein para crear su famoso palacio de Cenicienta, seña de identidad de Disneyworld. Curiosamente, su muerte también está rodeada de misterio.

Castillo de NeuschwansteinCastillo de Disney

Sólo decir que este castillo es algo impresionante. No sólo por su idílica situación, con montañas, lagos y prados, sino además por la irrealidad que absorbe en cuanto le echas el primer vistazo, a los pies de la loma en la que se encuentra. Una vez dentro, parece que te han transportado a un cuento de hadas, ya que todo lo que ves parece sacado de ahí.

Sin duda alguna, es algo que hay que ver si se viaja a Alemania o Austria. Una vez visitado, te quedas con la sensación de que ninguna fotografía refleja ni por asomo la majestuosidad del entorno que se vive en cuerpo presente.

Aquí dejo un enlace para aquellos que estén con el gusanillo de conocer más de la historia de este fabuloso castillo, y del artífice de su construcción. Muy entretenido.

8 comentarios:

anilmanchego dijo...

Muy bonito los castillos, si señor, muy bonitos.
Pero lo que me pregunto es por que no te quedarías allí a vivir, y nos dejas a los manchegos vivir tranquilos en nuestra llana y hermosa paz.

Ojala alguna teutona de esas te hubiera afixiado, o te hubieras ahogado en una jarra de esas con tapa y que no hubieras podido abrirla desde dentro. Ahora estarías en el museo de la cerveza de München, en una vitrina donde pondrían: "stupiden Spanien drunkend birren", algo asi como, estupido guiri español ahogado.

Te odio. Y cada vez que veo tu blog no hace más que crecer mi odio.

Un beso

Gabriela dijo...

awwwwwwwwww pero que bonito!!
muy bonitas tus fotos, viajar es lo mejor!

me alegro de que lo hayas pasado genial

Gabriela dijo...

ahhhhhhhhhhh
y muchas gracias por linkearme!! :)

Faro justiciero dijo...

Me gusta este blog, me gustan los castillos, los videntes, los enlaces... Muy buena la selección de temas!

Gabriela dijo...

faaaaaaaaaaaaa, que coincidencia Faro:
a mi tambien me gusta este blog; tambien me divierto con Juan Dámaso, y figuro entre los enlaces!!
claro! mi blog es "Siganme los buenos" :D

anilmanchego dijo...

Yo odio este blog, odio al rabanero y odio que me tenga en sus enlaces.
Odio los castillos y sobre todo odio a los videntes.
Odio que el rabanero tenga nariz para respirar.

TE ODIO

Un abrazo

Rabanero dijo...

Cuánta agresividad...

Gabriela dijo...

Hey Rabanero!!
anilmanchego es "agresivo" pero al final de su comentario siempre te manda un beso ;)